Kendell Geers / Galería ADN

Una de las acciones más sonadas de Kendell Geers fue miccionar dentro de un museo en el conocido urinario de Duchamp. Con ello Geers rescata la pieza del insigne artista y la vuelve a dotar de su sentido originario, negando así la mitificación de la obra de arte.

Y al convertir la obra genial en un práctico orinal donde vaciarse, mengua decirlo, le devuelve al objeto la función primigenia  para el que fue diseñado. La obra de Geers (Johanesburgo, 1968) se inscribe en el marco de la provocación y la negación del poder.

Geers se autodefine como un “terrorealista” al exhibir la realidad de manera impúdica sin filtros bien pensantes, moralistas o políticos. Muestra el sexismo, el patriotismo o el ridículo ideal de la pureza racial desde una perspectiva cínica, interpelando al público con humor e inteligencia.

Entre sus obras, una joven haciendo yoga, en posición de relajación, tal vez para soportar la lluvia de cristales rotos sobre su cuerpo. Escudos de guerreros zulús con el anagrama desfigurado “LOVE” de Robert Indiana. En el mismo espacio, una instalación compuesta con ladrillos en suspensión transmite la misma sensación de amenaza latente.

El titulo de la exposición que puede verse en la galería ADN, Hellraiser, se podría traducir como “el que hace emerger el infierno”.

Xavier Calahorro

Kendel Geers. Spy in the House of Love. Fragmento de la instalación. 2002.

Acerca de xaviercalahorro

Art Press reviews

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: