Alfredo Jarr / Arts Santa Mònica

¿Es necesario el arte? ¿El intelectual es inútil?” Son algunas de las preguntas con las que Alfredo Jarr zarandea la inmobilidad de la escena artística catalana en Arts Santa Mònica.

El artista chileno, residente en Estados Unidos, es la conciencia crítica del arte y las producciones suelen presentar el arte como un producto simbólico donde generar las respuestas a los problemas del presente. Cuestiones, Cuestiones pretende romper el aislamiento estético del arte para integrarlo en la trama social. El objetivo es generar una reflexión sobre el poder de la cultura como expresión de nuestro tiempo.

Una campaña de comunicación formada por 45.000 postales y 10.000 carteles insinuarán más contenidos que no tienen nada de comerciales. El proyecto incluye 15 preguntas sobre el tema “¿Qué es la cultura?”

La propuesta denuncia la parte más formal del arte y de las imágenes, vaciadas de significado y capacidad de impacto. Las intervenciones revelan lo que hay escondido detrás de la representación de la realidad; algo escondido en la apariencia tanto de las imágenes como de las convenciones sociales y geopolíticas.

La manipulación, la privatización y la posterior desaparición de las imágenes –recordemos el proyecto Ruanda (1994)– configuran el núcleo de su producción. La relación social mediatizada por las imágenes en que vivimos, ya anunciada por Guy Debord, es el motivo de reflexión de Jarr.

Las imágenes y la parte más formal del arte han perdido significado y también capacidad de impacto. Para Jaar, el arte no tiene tanta relación con lo que se hace como con lo que se es. Así pues, la campaña de comunicación lanza una pregunta que enciende la mecha sobre el papel de la cultura. El arte sirve como campo de experimentación donde desarrollar estrategias sobre problemas colectivos, vinculando estética y política.

Esta estrategia ya fue utilizada en Estudios sobre la felicidad (1979) donde Jarr preguntaba a la sociedad chilena, aún sometida al régimen dictatorial, si era feliz. Las respuestas demostraban la incertidumbre de un público sacudido por el esfuerzo intelectual que tenía que hacer. El espectador es responsable último del contenido de la obra a la vez que se configura toda una anatomía sobre las diferentes interpretaciones del término cultura vinculadas a las percepciones individuales. La reflexión obliga a una toma de conciencia del otro dentro del entramado de la vida social con sus conflictos y contradicciones. Jarr sugiere antes de mostrar, a fin de manifestar el poder del espectador, siempre más fuerte que la presencia de las formas. La provocación sutil de cuestionar los problemas reales y cotidianos a resolver ocultos por modelos hegemónicos.

Beatriz G. Moreno

  • Centro Santa Mónica. Santa Mònica, 7. Barcelona. “Cuestiones, Cuestiones” de Alfredo Jarr. Del 9 de marzo al 9 de abril del 2009.
  • Publicado originariamente en la revista bonart, núm. 113 (Marzo, 2009).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: